“Lo no conversado” en el Coaching de equipos – Segunda Parte

“Lo no conversado como elemento clave en el Coaching”

Segunda parte: “Lo no conversado” en el coaching de equipos.

Lo no conversado viene también a representar también todos aquellos aspectos o asuntos que no forman parte de las conversaciones entre los miembros de una organización, un departamento, un equipo, una familia, etc. Son conversaciones negadas o prohibidas que pueden representar tabúes dentro de ese sistema, que puede ser la organización, la familia, etc., y que tienen una importante carga emocional. Lo “no conversado” suele sostenerse bajo la creencia que, si lo ponemos encima la mesa y lo hacemos visible, puede traernos problemas. Lo paradójico es que el hecho de no existir conversación alguna al respecto, nos obstaculiza a tener relaciones más auténticas y más sanas con los demás y poder obtener mejores resultados en la esfera de lo personal y en el trabajo.

Estas circunstancias son abundantes en los trabajos de coaching de equipos.  Lo que precisamente “no se conversa” en el día a día de los equipos y los departamentos de la organización puede que, precisamente por el clima de confianza creado en la relación del coach y el equipo, emerja de forma como espontánea y natural.

Algunas claves para afrontar esta situación como coaches:

  • Apoyarnos precisamente en el propio clima de confianza que ha propiciado ese mismo contexto, para dar espacio a esos asuntos hasta ahora no conversados.
  • Tener una actitud abierta, receptiva y de curiosidad, libre de todo juicio.
  • No quedarnos atrapados emocionalmente en la posible negatividad del momento.
  • No adueñarnos, ni responsabilizarnos del tema en cuestión.
  • Explorar la información que hay oculta en la “caja negra” de lo no conversado.
  • Orientar el trabajo hacia las fortalezas, aprendizajes, descubrimientos y acciones a llevar a cabo.
  • Acompañar al equipo en el desarrollo de nuevas prácticas que faciliten una sana y asertiva confrontación sobre aquellos temas que se tiene tendencia a mantenerse en el silencio.

El coach de equipos debe estar preparado para lo imprevisto y estar abierto y atento a la multiplicidad de situaciones no previstas que en el desarrollo del proceso pudieran surgir. Al mismo tiempo debe mostrarse atento a la emergencia de la negatividad y tener para ello, una afinada resonancia emocional para captar la emocionalidad de los participantes y del equipo.

El resultado de poder acoger estos aspectos “no conversados” es de gran impacto y dan un giro importante en los equipos, pues dejan de representar un obstáculo en la dinámica de las relaciones de sus miembros y fomenta formas de relacionarse más sanas, auténticas y trasparentes.

Damàs Basté

Docente del Curso Internacional Experto en Coaching Personal y Ejecutivo y Programa Superior de Crecimiento y Liderazgo Personal y Profesional.  

Puedes leer la primera parte de éste artículo: “Lo no conversado en el coaching de equipos”

2019-03-15T12:46:28+00:00

Deje su comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies